Medidas para la descarbonización en la industria del hormigón

La Federación Europea BIBM ha presentado un conjunto de propuestas innovadoras para la descarbonización en la industria del hormigón, centradas en el diseño avanzado de productos prefabricados y la implementación de medidas ecoeficientes.

 

1. Diseño avanzado de productos prefabricados

En un esfuerzo por reducir las emisiones específicas de CO2 en la edificación, se destaca la importancia de un diseño más avanzado de productos prefabricados de hormigón. Entre las propuestas se incluyen:

  • La optimización de los elementos estructurales: colocar el hormigón y armaduras sólo donde sea necesario.
  • Hormigón más ligero: Utilizar hormigón más ligero, incluyendo el armado, para disminuir el peso propio de las construcciones.
  • Utilizar herramientas digitales modernas (software de optimización y diseño de optimización y diseño, con el fin de maximizar el rendimiento con el mínimo perfil de carbono.
  • Diseñar estructuras prefabricadas de hormigón para su desmontaje y reutilización.

 

2. Fabricación y suministro de materias primas (primarias y secundarias)

Para que la estrategia de descarbonización sea efectiva, se destaca la necesidad de la colaboración de los proveedores de materiales, especialmente los fabricantes de cemento. Algunas de las propuestas incluyen:

  • Aumentar la demanda de cemento con bajo contenido de carbono o sin carbono.
  • Reducir la relación clínker/cemento mediante el aumento del uso de aglutinantes alternativos.
  • Emplear aditivos reductores de cemento que disminuyan la cantidad de cemento por metro cúbico de hormigón o permitan la utilización de cementos con bajo contenido de clínker.
  • Desarrollar nuevos aglutinantes como alternativa al clínker.
  • Invertir en tecnologías de captura, utilización y almacenamiento de carbono (CCUS).
  • Utilizar refuerzos menos intensivos en CO2, como el acero con menores emisiones de CO2 o refuerzos alternativos.
  • Utilizar áridos encapsulantes de CO2, que tienen un efecto negativo en las emisiones de CO2.

 

3. Fabricación de productos prefabricados de hormigón:

En las plantas de prefabricados de hormigón, se destacan oportunidades de mitigación de CO2, incluyendo:

  • Optimización del hormigón: utilización de fórmulas que reducen el uso de cemento mediante aditivos específicos con menos clínker.
  • Pretensado: aumentar el uso de productos pretensados.
  • Empleo de energía renovable.
  • Aumentar la eficiencia energética en las operaciones de fabricación.
  • Uso de hormigón de mayor resistencia.
  • Fabricación digital: utilizar soluciones informáticas para optimizar los procesos internos.
  • Inyección de CO2 en el Curado: Almacenamiento de CO2 en elementos prefabricados de hormigón.
  • Granulometría: optimizar la elección y proporción de áridos finos y gruesos para mejorar la compactación.
  • Electrificación de plantas de prefabricados: Sustitución de combustibles fósiles por electricidad de origen renovable.

 

4. Mitigación vinculada a las fases de uso:

La federación también resalta las reducciones de emisiones durante el uso y fin de vida de productos prefabricados de hormigón. Algunas propuestas incluyen:

  • Masa térmica: Actúa como una batería, reduciendo la energía necesaria para mantener el confort en interiores.
  • Bajo mantenimiento: Reducir las operaciones de mantenimiento implica un menor consumo de energía para preservar la funcionalidad de una obra de construcción.
  • Larga vida útil: Duplicar la vida útil de una obra de construcción reduce aproximadamente en un 50% las emisiones de CO2 de la estructura final.
  • Integración en redes energéticas: Utilizar la masa térmica con las redes energéticas para reducir el consumo de energía.

 

5. Operaciones en la fase de fin de vida:

Al llegar al final de su vida útil, los productos de hormigón prefabricado pueden contribuir a reducir aún más la huella de carbono de las obras de construcción.

  • Desmontaje y reutilización: aumentar la vida útil de los elementos dándoles una segunda vida.
  • Reciclaje en áridos secundarios para concreto y otros fines.
  • Carbonatación mejorada: es posible inyectar carbono en el concreto triturado para almacenarlo de forma permanente.

 

6. Uso de energía renovable, incluido el hidrógeno, para transporte y otras operaciones

Se pueden conseguir reducciones adicionales a través de operaciones asociadas como la logística. Aunque los fabricantes de prefabricados a menudo no tienen control directo, pueden tener un impacto positivo al promover estas prácticas entre sus proveedores.

En rimsa apoyamos esta iniciativa que representa un enfoque integral y sostenible hacia la reducción de emisiones en la industria del hormigón, impulsando la innovación y la ecoeficiencia. Creemos en la importancia de promover prácticas más amigables con el medio ambiente. Este compromiso es parte integral de nuestras operaciones diarias en busca de soluciones responsables para un futuro sostenible.